4 mitos sobre el embarazo

Mito #1: La futura mamá debe comer para dos

Este mito tiene, evidentmente, algo de verdad, pero toda futura mamá hará bien en no lanzarse a comer el doble de lo que estaba acostumbrada. Según el Congreso Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG), para promover y facilitar el crecimiento sano del bebé únicamente son necesarias unas 300 calorías adicionales por día. Es decir, el equivalente a un vaso de leche y medio sándwich. Lo principal es comer sano y bien, aportando al bebé todos los nutrientes vitales para su desarrollo: vitaminas, minerales y proteínas. La futura mamá no debería nunca engordar más de 15 kilos a lo largo del embarazo, un sobrepeso mayor podría resultar en complicaciones.


Mito #2: Es importante no tomar nada de cafeína

Si te encanta el café, no te preocupes. La cafeína, a no ser que se consuman más de 200 miligramos al día, no va a causar aborto involuntario, parto prematuro o bajo peso al nacer. Tal como afirma Nancy Chescheir, profesora en la Universidad de Carolina del Norte: “No parece haber ninguna relación entre el consumo de cafeína y el parto prematuro”.

Mito #3: Volar puede aumentar el riesgo de complicaciones

Al pensar en los escáneres corporales, las máquinas de rayos X, la radiación al volar a gran altura, y demás aspectos relacionados con los viajes en avión, no es de extrañar que muchas futuras mamás se sientan aterrorizadas. La realidad, no obstante, es que el tipo de radiación a la que se está expuesto en el aeropuerto y durante los viajes en avión no tiene prácticamente ninguna repercusión en la salud, y es extremadamente improbable que afecte al bebé en absoluto. Así lo demuestran todas las investigaciones realizadas por la Administración de Alimentos y Drogas de EE.UU. (FDA), el Instituto Nacional de Estándares y Tecnología, y el Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins, entre muchos otras instituciones de prestigio. Ahora bien, si estás pensando en volar en el último trimestre de embarazo, es importante que consultes tanto a tu médico como a la aerolínea, ya que suelen existir restricciones por la proximidad del parto.

Mito #4: El sexo es peligroso durante el embarazo

La verdad es que, pese a los miedos, pueden mantenerse relaciones sexuales durante el embarazo sin que ello suponga ningún riesgo para el bebé. Un tapón de moco espeso sella el cuello del útero, aislando completamente el saco amniótico. Además, el bebé está completamente protegido y no padece durante el acto sexual. A no ser que tengas un embarazo con complicaciones, ni el coito ni las contracciones durante el orgasmo deberían ser motivo de preocupación. No obstante, es muy importante prevenir cualquier enfermedad de transmisión sexual, del mismo modo que debe prevenirse cualquier otro tipo de enfermedad. Consulte a su médico para evitar cualquier tipo de problemas. Su médico le puede aconsejar en contra de las relaciones sexuales si hay alguna amenaza de trabajo de parto prematuro, aborto involuntario, o si hay sangrado vaginal sin explicación durante el embarazo.

Leave a Reply

Be the First to Comment!

Notify of
avatar
wpDiscuz