Conocer el cáncer de mama

Desafortunadamente el cáncer de mama es una de las enfermedades que más afecta a las mujeres de hoy en día. Sin embargo, la detección precoz y los avances científicos y tecnológicos han hecho que cada vez más casos sean tratados con éxito. Paa ellos es importante conocer como podemos detectar, combatir y prevenir esta enfermedad.


Grupos y factores de riesgo

Hay que tener en cuenta que el grupo con mayor probabilidad de riesgo son las mujeres de raza blanca que se encuentran entre los 40 y los 60 años de edad. El hecho de que los casos de cáncer mamario sean mucho más numerosos en las mujeres de raza blanca que en las de raza africana o asiática es todavía un misterio sin resolver, aunque todo apunta que se debe a los distintos hábitos de vida y a la dieta alimenticia.

Dentro de los grupos de riesgo y de los casos que se dan fuera de éstos, se atribuyen ciertos factores que aumentan el riesgo de padecer esta enfermedad. El más común es la herencia genética, así pues si hay miembros cercanos de la familia que han sufrido esta enfermedad aumentan las posibilidades para la mujer. Otros factor importante son los hábitos poco saludables como el fumar, beber alcohol en exceso así como padecer obesidad.

Varios estudios han observado también que hay ciertas circunstancias que incrementan la posibilidad de padecer cáncer de mama, como por ejemplo, tener embarazos tardíos, después de los 35 años o haber tenido una primera regla precoz antes de los 12 años de edad.


Métodos de prevención y detección temprana

La mejor manera de prevenir el cáncer de mama así como la mayoría de las enfermedades de nuestro tiempo es cuidando nuestro cuerpo. Es recomendable realizar ejercicio físico de una manera más o menos regular, así como llevar una dieta sana y equilibrada evitando abusar de fritos, comida procesada, grasa y azucares en exceso.

Son muchas las conclusiones positivas que se han extraído de tests que revelan importantes mejoras y reducción de tumores basándose sólo en una dieta alimentaria adecuada, principalmente a base de frutas, vegetales, hortalizas y alimentos antioxidantes con propiedades ainti-cancerígenas.

Por otro lado, se ha observado que el riesgo también se reduce notablemente en aquellas mujeres que dar de mamar durante periodos de al menos 30 meses.

Sin embargo, aunque llevemos una vida saludable y evitemos los factores de riesgo, es importante estar alerta a los síntomas, ya que la detección a tiempo es una de las claves para combatir esta enfermedad con éxito.

Los síntomas más comunes son la aparición de nódulos que se notan al tacto, tanto en la zona mamaria como en en la zona de las axilas, también sentir dolores al tocar la mama, o los cambios en la piel, el tamaño o la forma de ésta., así como cambios de aspecto en los pezones. Si se padece algunos de estos síntomas es recomendable visitar a un especialista lo antes posible. Además es altamente aconsejable realizarse pruebas bianuales cuando se está en el grupo de riesgo, para así ayudar a una detección temprana.


Tratamientos, avances y superación

Un alto porcentaje de mujeres afectadas supera el cáncer de mama y puede seguir disfrutando de una vida plena y normal.
Según el tamaño del tumor y del estado de desarrollo de la enfermedad se aplican distintos tratamientos o distintas prácticas médicas. A menudo los tratamientos suelen pasar por una intervención quirúrgica para extirpar la zona afectada. También se utilizan sesiones de radioterapia y en casos más avanzados de quimioterapia. Estos tratamientos son muy agresivos para nuestro cuerpo y para nuestro organismo y es un proceso duro.

Afortunadamente cada vez se están desarrollando fármacos menos dañinos así cómo también se combinan los tratamientos con otras terapias alternativas naturales que ayudan al organismo a recuperase con más rapidez y menor impacto. En el campo de las cirugía , uno de los últimos avances más pioneros es la intervención de reconstrucción de la mama que puede realizarse instantáneamente.

Es importante saber que pese a los fármacos y las distintas terapias, uno de los factores que más influye en la superación y recuperación de este tipo de enfermedades es la actitud y la capacidad del paciente para afrontar la situación y evitar un estado de depresión. Se ha demostrado que la actitud positiva y el afán de lucha y superación así como el humor y el cariño ayudan enormemente a obtener mejores y más rápidos resultado en la curación y recuperación de los pacientes.

Por ello existen numeroso centros y asociaciones de apoyo en los que uno puede informarse sobre todos los detalles respecto a esta enfermedad y adquirir tanto información como consejo y apoyo de médicos, voluntarios y otros pacientes que han pasado por lo mismo.

Estar bien informados es sin duda el primer paso para prevenir y combatir el cáncer de mama.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of