Embarazo En La Adolescencia

Se le puede llamar al embarazo en la adolescencia o embarazo precoz aquel que ocurre dentro de los primeros dos años de edad ginecológica tiempo transcurrido desde la menarquía, o cuando la adolescente aún depende del núcleo familiar o no ha alcanzado la mayoría de edad jurídica.

La Organización Mundial de la Salud establece la adolescencia entre los 10 y los 19 años. Cuando una joven queda embarazada, su adolescencia se ve interrumpida. Una de cada cinco mujeres en el mundo ya tiene un hijo antes de los 18 años y cada año se producen 16 millones de nacimientos de mamás adolescentes. Pero en las regiones con mayor pobreza aumenta de una de cada tres adolescentes embarazadas.

La mayoría de los embarazos en adolescentes son considerados como embarazos imprevistos o no deseados, provocados por la práctica de relaciones sexuales sin métodos anticonceptivos, la mala información sobre la sexualidad y desconocimiento de los métodos anticonceptivos, junto a un bajo nivel educacional procedente de los padres. El desconocimiento se agrava debido a que el tema de la sexualidad todavía sigue siendo un tabú en las relaciones paterno-filiales.

Según expertos, la edad más apropiada para ser madre es entre los 20 y los 35 años, ya que el riesgo para la salud de la madre y el niño es mucho menor. El embarazo en la adolescencia, es considerado como un problema biomédico con elevado riesgo de complicaciones durante el embarazo y parto, que conlleva un incremento en las tasas de morbilidad y mortalidad materna, perinatal y neonata. Tiene además implicancias socioculturales y psicológicas con elevado costo personal, educacional, familiar y social.

Los riesgos de un embarazo en la adolescencia, desde un aspecto medico puede traer serias consecuencias.

  • La falta de atención médica desde el inicio del embarazo, debido al temor que las jóvenes tienen no avisan pronto a sus padres, tardan en decirles de su situación de 4 a 5 meses, los cuales pasan sin revisión alguna, utilizando tarde o con poca frecuencia el servicio de atención prenatal, lo que supone una dificultad mayor para aceptar la realidad, retraso de la primera visita, desconocimiento del tiempo de gestación y pudiendo tener graves consecuencias.
  • Las jóvenes de 16 años o menos corren mayor riesgo padecer de preeclampsia y eclampsia. La mortalidad materna en ésta etapa, incluso en numerosas naciones en vías de desarrollo figura dentro de las causas más frecuentes de muerte en las adolescentes, la mayoría se deben a embolia, enfermedad hipertensiva, embarazos ectópicos.
  • Un mayor número de abortos espontáneos.
  • Cuadros de mala nutrición, con carencia de nutrientes esenciales para el buen desarrollo del bebé. El bajo peso al nacer de los lactantes hijos de adolescentes aumenta y probablemente se debe a causas orgánicas tales como anomalías placentarias, nutrición deficiente, tabaquismo, consumo de drogas y la inmadurez de su cuerpo hace que su útero no se haya desarrollado completamente.
  • Partos prematuros, hay un gran número de bebés de adolescentes que nacen antes de la semana 37 de gestación.
  • En los casos de embarazos de niñas de menos de 15 años, el bebé tiene más posibilidades de nacer con malformaciones.
  • Algunas jóvenes optan por el aborto a veces clandestino que pone su vida en peligro debido a sepsis y hemorragias presentadas durante el proceso.
  • Las mamás adolescentes tienen niños con más problemas de salud y trastornos del desarrollo.

Desde un aspecto psicosocial, el embarazo en la adolescencia.

Las consecuencias psicosociales negativas del embarazo en adolescentes no son menores que los efectos biológicos. Es frecuente que estos embarazos sean un evento no deseado, no planificado, con una relación débil de pareja, lo que determina en muchas ocasiones actitudes de rechazo o de ocultarlo, por temor a las reacciones del grupo familiar y de su medio social.

Algunas madres adolescentes optan por la adopción que les crea una gran culpa y arrepentimiento, sobre todo en etapas más maduras de su vida, o bien, hay quienes deciden ser madre soltera, enfrentándose a grandes carencias y dificultades. Su proyecto de vida se ve frenado, sufren agresiones por parte de su familia y del entorno y tienen menos oportunidades de conseguir un empleo y si lo obtienen es mal remunerado y no le permite satisfacer sus necesidades básicas, sin olvidar que deben educar a su hijo en medio de un ambiente desfavorable.

También se puede hablar de las desventajas sociales como son: bajos logros educacionales, abandono escolar, mayor frecuencia de maltrato y abandono infantil. Muchas veces la adolescente cuenta con un nivel de escolaridad muy bajo.

En otros casos los jóvenes deciden (si es que la pareja responde) casarse. Pero existen altas probabilidades de que su matrimonio no resulte porque los chicos se enfrentan a un evento inesperado, sorpresivo; no son capaces en esos momentos de llevar una vida de pareja independiente económicamente, no tienen la suficiente madurez para que su relación perdure, ni están preparados para recibir un hijo y mucho menos cuidarlo.

La adolescencia es una etapa en la que los jóvenes aprenden a conocer, forman amistades, intercambian opiniones y no tienen ideas bien definidas. La adolescencia es una fase indudablemente difícil, de gran vulnerabilidad, que requiere una atención especial, por lo que los padres deben convertirse en guía para ayudar a alcanzar la madurez indispensable, para que, finalmente, sean capaces de determinar por sí solos sus destinos existenciales, indispensables para su vida personal y social.

Leave a Reply

Be the First to Comment!

Notify of
avatar
wpDiscuz