Nacimiento: El Parto

El parto, también se le llama nacimiento, es la culminación del embarazo, hasta el periodo de salida del bebé del útero materno.

El parto es posiblemente el momento más temido del embarazo, sobre todo para las mamás que son primerizas. El desarrollo del parto tiene un proceso previsible, etapas que marcan tiempos que hay que respetar y precisa de unos cuidados necesarios para las futuras mamás.

Existes diferentes formas por las que el embarazo puede llegar a término, en algunos casos antes de las 40 semanas o 9 mese de gestación, los tres diferentes partos son: el parto vaginal espontaneo o parto natural, es en el que el bebé nace vía vaginal con poca asistencia de tecnología y fármacos. En este tipo también entra en parto en agua, donde el bebé y la madre no tienen ninguna complicación.

Otro tipo de parto es el vaginal instrumental, es en el que debe ser asistido con instrumentos especiales, como el vacuum o ventosa y el fórceps o pinza obstétrica, que tiene la finalidad de prensar la cabeza del bebé y poder tirar hacia fuera del canal vaginal, esta solamente indicado en ciertos partos difíciles. También incluye el inducido porque se utiliza medicación para provocar el parto, por alguna cuestión de salud.

El tercer tipo de parto es el abdominal o cesárea, que es una intervención quirúrgica y consiste en abrir el abdomen y el útero, para dar a luz al bebé. La cesárea puede ser programada o puede ser por emergencia para salvar la vida del bebé o incluso la vida de la madre, cuando el cuello del útero no dilata lo suficientemente rápido y el bebé puede sufrir variaciones en su ritmo cardíaco, o cuando el bebé tenga la cabeza demasiado grande en comparación al tamaño de la pelvis de su madre. Algo que no siempre puede ser previsible antes del momento del parto.

Se espera que el parto ocurra entre las semanas 37 y 42 desde la fecha de la última menstruación. El proceso de parto suele durar de 8 a 12 horas, aunque existen excepciones. Todo depende del estado de la mamá y del bebé, y si es primeriza o ya se ha tenido partos previos. El inicio de trabajo de parto es diferente de una mujer a otra, pero los signos más frecuentes son:

  • Las contracciones se producen a cada 5 o 10 minutos.
  • Se rompe la placenta y sale un líquido de color marrón verdoso oscuro con manchas.
  • Se notan manchas de sangrado vaginal.
  • Durante las contracciones, no se puede hablar ni caminar.
  • Se puede notar algo de dilatación.

El parto de divide en tres etapas, puede comenzar a notar que el bebé desciende o se mueve más abajo en la pelvis. Esto significa que el bebé se está moviendo en la posición para el nacimiento.

La primera etapa comienza cuando aparecen las contracciones y termina cuando el cuello uterino está completamente dilatado, y se da en dos fases, la fase temprana y la fase activo. En la fase prematura el cuello uterino se afina gradualmente (se vuelve más delgado) y se dilata (abre). El tapón mucoso es expulsado, esta fase puede durar horas o incluso días, termina cuando el cuello del útero tiene 4 centímetros de dilatación y hay un progreso acelerado. Es importante la hidratación en esta fase y mantener la vejiga vacía, para que se contraiga eficazmente y el bebé tenga lugar para descender. En fase activa, las contracciones aumentan, se puede sentir presión en la parte baja de la espalda. Esta fase puede durar de entre 4 u 8 horas dependiendo de la mujer, también es posible que dure menos, incluso una hora, de ser necesario se puede aplicar oxitocina para acelerar el proceso. También es el momento ideal para aplicar anestesia epidural, para manejar el dolor del parto, sobre todo si el proceso de dilatación se va a prolongar.

Las contracciones siguen, y se van intensificando. Suelen obedecer al siguiente ritmo:

  • Contracciones a cada 5 minutos, y duran entre 30 y 40 segundos, dilatación de casi 5 cm.
  • Contracciones a cada 3 o 4 minutos, y duran de 40 a 45 segundos, dilatación de unos 6 cm.
  • Contracciones a cada 2 o 3 minutos, y duran de 45 a 50 segundos, dilatación de 8 cm.
  • Contracciones a cada 1 o 2 minutos, y duran de 1 minuto, dilatación de casi 10 cm.

La transición es la última parte de la fase activa, y es cuando el cuello uterino está completamente dilatado, y el bebé podrá haber descendido hacia la pelvis. Esta fase dura de unos minutos hasta unas horas.

Segunda etapa del parto, esta etapa comienza cuando finalmente el cuello uterino esta dilatado completamente y el bebé comienza a descender hasta su nacimiento, las contracciones pueden ser tolerables, ya que en cada contracción al poder pujar proporciona cierto alivio. Esta etapa puede durar de 20 minutos a varias horas, sobre todo para las madres primerizas. Se podrá sentir presión en el recto a medida que la cabeza baja por el canal de parto. Se sentirá necesidad de pujar. Quizá el especialista tenga que hacer una episiotomía, que es un pequeño corte para agrandar la abertura de la vagina y evitar desgarres por el esfuerzo y la presión del bebé, aunque la mayoría no lo necesita, poco a poco la cabeza del bebé comienza a aparecer, es cuando se le guiará para que pueda salir. Es el momento más esperado del embarazo, el nacimiento del bebé, y es cuando el cordón umbilical que estuvo alimentando al bebé, es cortado.

La tercera etapa del parto, es cuando se elimina la placenta. Después del alumbramiento, el útero empieza a contraerse de nuevo, para que la placenta comience a desprenderse, se puede sentir escalofríos o temblores, puede tardar de 5 a 30 minutos para expulsar la placenta, ya que la placenta es expulsada, el útero se contraerá y se pondrá firme, el médico confirmará con revisiones periódicas, de no estarlo dará un masaje uterino hasta que endurezca. Es importante que el útero se contraiga para que los vasos sanguíneos que se abrieron donde estaba la placenta, se cierren y evitar una hemorragia. Si hubo un desgarre o una episiotomía, habrá necesidad de suturar con la aplicación previa de anestesia. Si se aplicó anestesia epidural es momento de quitar el catéter de la espalda.

Es hora de amamantar por primera vez al bebé, si se ha planeado, es muy recomendable la primera leche, en el momento en el que el bebé esté listo y pida ser alimentado y si no hay ninguna complicación tanto con el bebé como con la madre.

Es posible que después del parto e incluso días después se pueda sentir de vez en cuando leves contracciones que son como cólicos intensos.

Ser madre es un trabajo que se aprende día a día con la práctica y prepararse para el parto es una labor de información que ayuda a la futura madre a estar tranquila y confiada cuando llegue el momento tan esperado. Aunque no sepa o no se tenga información acerca del proceso y de las etapas del parto, los cursos que existen de preparación al parto pueden ayudar en este sentido. También se podrá conocer los métodos de parto alternativos, y hablar con el médico acerca del parto que interese o el que la mujer necesitará.

Leave a Reply

Be the First to Comment!

Notify of
avatar
wpDiscuz