Las Consecuencias Del Ayuno Durante El Embarazo

La alimentación y sus cambios durante el embarazo siempre han sido uno de los elementos que más atención reciben por parte de la mujer embarazada, en parte porque muchos de los síntomas del embarazo tienen que ver con modificaciones en la digestión, porque el aumento de peso excesivo o insuficiente han sido motivo de preocupación o porque es una de las variables que pueden afectar más al embarazo, pero que al mismo tiempo se puede corregir fácilmente modificando la alimentación.

Durante el embarazo es sumamente importante el cuidado de la alimentación. Esta debe ser variada y que aporte todos los nutrientes tanto para la madre como para el bebé. El organismo humano está diseñado para recibir tres alimentos en el día. Esto asegura que el cuerpo funcione de forma equilibrada y normal.

El ayuno durante el embarazo es más peligroso de lo que se cree. Estudios sobre el impacto del ayuno hacen notar lo negativo que es durante la gestación. Nuevos estudios sobre el impacto del ayuno prolongado hacen notar que es más importante que nunca un control adecuado de la alimentación no solo en tipo y calidad de alimentos sino también en que tan frecuente deben de consumirse.

Desde hace una década las investigaciones demostraron que en el embarazo avanzado si no consume alimentos por más de 12 horas aumentaba la posibilidad de nacimientos prematuros. Uno de los mecanismos propuestos es el hecho que durante el ayuno se eleva una sustancia llamada Hormona liberadora de corticotropina que a su vez puede inducir el trabajo de parto prematuro.

Con base a estas investigaciones, otros dos estudios independientes reportaron que los patrones de alimentación de la mujer durante el embarazo y la frecuencia de los alimentos tienen una relación importante entre el nivel de nutrición materna y la posibilidad de nacimiento prematuro. Tan directa es la relación que se demostró que si una embarazadas no consume 3 comidas formales al día con dos alimentos ligeros entre comidas tiene 30% más de posibilidades de un nacimiento prematuro comparado con las mujeres que si cumplen esta frecuencia de alimentación.

De igual manera otros estudios han corroborado que en las embarazadas de menos de 34 semanas de gestación los períodos de ayuno superiores a 13 horas (incluyendo la noche) aumentan tres veces las posibilidades de un nacimiento prematuro.

Los resultados demuestran que la causa más importante de elevación de la hormona liberadora de corticotripina fue la falta de nutrientes en la madre por períodos de ayuno prolongados, y que otros factores como el estrés y el consumo alto de cafeína pueden aumentar aún más los niveles.

También el ayuno prolongado en mujeres embarazadas puede facilitar el desarrollo de hipoglucemia en el bebé, de ahí la importancia de no saltarse ninguna comida, en especial el desayuno. La posibilidad de otras consecuencias como alteraciones en el desarrollo neurológico, bajo peso al nacimiento etc., pueden existir debido tanto al nacimiento prematuro como a la modificación de la nutrición del bebé en el útero. El ayuno más prolongado o más largo es de la cena al desayuno, el bebé crece y no sabe si es de día o de noche, gasta energía y la utiliza para su propio desarrollo, es por eso que se debe de tener mucho cuidado en la alimentación.

La mujer embarazada debe seguir las siguientes recomendaciones para cuidar la salud de su bebé:

  • Tomar su desayuno antes de las 9:00 horas y máximo dos horas después de levantarse para evitar este tipo de riesgos.
  • Evitar que pase más de cinco o seis horas entre una comida y otra.
  • En el caso de mujeres con bajo peso al momento de embarazarse pueden incluso indicarse colaciones.
  • Nunca saltarse comidas al día, si la madre se despierta tarde, se aconseja tener a la mano un plato de fruta o leche junto a la cama para tomarlo en la noche.

Un desayuno saludable debe basarse en la inclusión de alimentos de prácticamente todos los grupos, sin embargo, algunos en menores cantidades que otros, es decir comer verduras, frutas, cereales, leguminosas y las de origen animal, esto para asegurarse de llevar una dieta saludable.

Debido a ayunos prolongados, muchas mujeres embarazadas ven su apetito aumentado y esa es una de las razones por las que la ganancia de peso puede ser mayor al considerar que lo primero que desean comer son alimentos ricos en carbohidratos.

Existe la contraparte respecto a mujeres que aun al estar embarazadas se alimentan de forma incorrecta, debido al temor de ganar demasiado peso, estos casos sobre todo se han observado en adolescentes. Es por eso que se hace un exhorto a estas pacientes a hacer conciencia de la importancia de llevar una alimentación saludable en el embarazo, y si se trata de mujeres con bajo peso en el primer trimestre de la gestación se realizan ajustes en su dieta a fin de lograr que tengan un óptimo peso corporal.

Durante el embarazo el médico puede hacer su mejor esfuerzo para prevenir complicaciones, pero solo la mujer puede controlar su alimentación adecuadamente. Desde siempre se conoce que se debe de controlar la calidad y cantidad de los alimentos que se consume en beneficio de la salud y del bebé, ahora esta evidencia indica que también se debe de controlar la frecuencia de los alimentos.

La mejor recomendación es consumir solo alimentos de alto valor nutricional, sin dejar pasar más de 9 horas de ayuno. Para ello se debe de tomar en cuenta tres comidas formales al día (desayuno, comida y cena) agregar algo ligero entre comidas como fruta o verdura, y dejar siempre a un lado de la cama un refrigerio para consumirlo durante la noche.

Leave a Reply

Be the First to Comment!

Notify of
avatar
wpDiscuz